TOMATE CHERRY, cinco sabores con los cinco sentidos

Vista, oído, olfato, gusto y tacto, los cinco sentidos que nos permiten ver, escuchar, olfatear, saborear y tener sensibilidad táctil. Los cinco sentidos interactúan diariamente en nuestras decisiones de consumo, ¿o vamos a pensar que nuestra elección y decisión alimenticia sólo atiende al paladar? ¿Cómo influyen nuestros sentidos cuando elegimos consumir el tomate cherry, nuestro producto estrella?

Sabor

En números anteriores hablábamos del sabor del tomate cherry, elemento diferenciador de este pequeño y llamativo tomate, que llegó hace años a nuestros campos y a nuestra mesa, y que lo hizo para quedarse. Se mueve entre los consumidores europeos a sus anchas, como snack saludable, aperitivo entre horas, y es el complemento predilecto para dar color y sabor a ensaladas, guisos, y toda variedad de bocadillos y sándwiches.

El motivo de su éxito es su gusto más dulce y menos ácido que el de sus familiares más cercanos, así como la explosión que provoca cuando entra en contacto con el paladar. Pero no sólo de gusto queremos hablar, sino de la experiencia del sabor para nuestros cinco sentidos.

Vista

La vista es sin duda el primer protagonista cuando el consumidor se encuentra con esta “pequeña cereza” que llama la atención por su color. Para el cherry rojo, su color es consecuencia directa de la presencia de licopeno en su descomposición, pigmento que además se encarga de retrasar la oxidación de las células por su poder antioxidante.

En el cherry pera naranja influyen los altos niveles de beta-carotenoides que le dan un color anaranjado, en el que también juega un papel importante el potasio, pues un bajo nivel de este mineral puede llevar a una pobre coloración y una síntesis reducida de licopeno.

En el cherry naranja y amarillo los responsables del color son otros pigmentos, también con propiedades antioxidantes, que se llaman beta-carotenos, muy conocidos por ser precursores de la Vitamina A. En la intensidad y homogeneidad de cualquiera de los colores presentes en el tomate juega un papel muy importante el potasio,  cuya carencia, además de problemas en el color, puede reducir la síntesis de licopeno.

Olor

El olor es una cualidad diferenciadora de nuestros tomates. Suave, afrutado y dulce, juega un papel fundamental en la versión “rama” de nuestro tomate cherry, formato de presentación para el consumidor en el que el olor puede llegar a ser el principal protagonista, aportando frescura y autenticidad al tomate.

Primero tocamos y luego comemos, acción natural como consumidores en la que el tacto sucede a la vista. Tocamos la piel del tomate cherry, lisa, sueva y firme. Firmeza es uno de los parámetros en torno a los que giran nuestros estándares de calidad en tomate cherry, y empezamos haciéndolo desde el estudio de las variedades en nuestras fincas de ensayo hasta la búsqueda de procesos de detección de firmeza en la cadena de producción para garantizar el perfecto estado del tomate cherry cuando llegue a su destino.

Pero, ¿a qué suenan nuestras variedades de tomate? El tomate cherry cruje en nuestra boca y lo oímos explotar de sabor. Un sonido provocado por la fuerza de nuestra mandíbula rompiendo su fina pero tersa piel que hace estallar su alta jugosidad.

Gusto

El gusto cierra el ciclo de los cinco sentidos de la experiencia del consumidor de nuestro tomate cherry, y es el sentido que juega el papel decisivo en la fidelización del cliente, pues una vez que probamos su sabor ya no hay opción de cambio. Pero, ¿cómo se gestiona el sabor del tomate cherry? El sabor dulce de las distintas variedades de tomate cherry se relaciona directamente con la concentración relativa de azúcar y ácidos en el fruto, principalmente de fructosa y ácido cítrico.

La permanente búsqueda del sabor para el tomate cherry a través de los cinco sentidos como experiencia de consumo, nos confiere el papel de nexo de unión entre las empresas productoras de semillas, donde comienza la investigación, y el destino del producto. En nuestras fincas de ensayo comienza la etapa de estudio del comportamiento en campo de las diferentes variedades de tomate cherry, para evaluar su respuesta a través de un manejo agronómico donde prima la innovación de los procesos.

Como empresa productora de tomate cherry, somos conscientes de que las preferencias entre los consumidores tienen una variable tan fluctuante como imprevisible. Por eso, ponemos en el mercado una veintena de variedades de tomate cherry para satisfacer y cubrir hasta el más exigente de los gustos, pues por dispares que sean entre sí, presentan un denominador común que en Grupo La Caña somos capaces de garantizar, el mejor sabor.

VARIDADES DE MAYOR SABOR

Cherry rama: Ottymo, Korino, Genio

Cherry: Lupita, Karelia

Cherry pera rojo: Angelle, Seychelles, Santawest, Ferdinand, Sukita, Bosco

Cherry atigrado y chocolate : Morenito

Cherry amarillo: Summer sun, Flamantino

Cherry pera naranja: Bambello, Bamano

By |2019-08-16T09:10:12+00:00agosto 16th, 2019|Categories: blog Comercio|Tags: , , , , , , , , , |0 Comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies